Asbesto

Asbesto

¿Qué es el asbesto?

El asbesto es un nombre general para los minerales de silicato fibroso de cadena doble que contienen hierro, magnesio, calcio o sodio. Estos se pueden dividir en dos grupos principales, conocido como serpentina (por ejemplo; crisotilo) y anfíbol (por ejemplo; amosita, crocidolita y tremolita). El crisotilo se degrada fácilmente por ácidos fuertes, mientras que los anfíboles son más resistentes.

Las diversas formas de asbesto son generalmente resistentes a los álcalis. La naturaleza química y la estructura cristalina del asbesto le confieren una serie de características, que incluyen alta resistencia a la tracción, durabilidad, flexibilidad y resistencia al calor y a los productos químicos.

El asbesto se refiere a seis minerales únicos: crisotilo, amosita, crocidolita, antofilita, tremolita y actinolita, que pertenecen a las familias serpentina y anfíbol.

Aplicaciones del asbesto

Los asbestos, y específicamente el crisotilo, se usa en una gran cantidad de aplicaciones, particularmente en materiales de construcción. Por ejemplo láminas y tuberías de asbesto cemento (AC), aislamiento eléctrico y térmico y productos de fricción, como forros de frenos y discos de embrague.

El asbesto en el agua potable.

El asbesto llega al agua mediante la disolución de los minerales que ya comentamos, así como de efluentes industriales, también por la contaminación atmosférica, tuberías de asbesto en sistemas de distribución de agua y depósitos (tanques) fabricados con este material. El desprendimiento de fibras de asbesto de las tuberías de está relacionada con la composición del agua que puede ir disolviendo estos minerales o simplemente el arrastre físico.
Aunque las tuberías de asbesto se usan en aproximadamente el 19% de los sistemas de distribución de agua todavía en nuestros tiempos, la erosión de tales tuberías parece contribuir de manera considerable al contenido de asbesto de los suministros de agua potable.

Problemas de salud por el asbesto.

Los riesgos para la salud asociados por la inhalación de asbestos en el ambiente, sobre todo a nivel laboral han sido reconocidos por mucho tiempo e incluyen; asbestosis, carcinoma pulmonar, mesotelioma pleural maligno y el peritoneo, y posiblemente cánceres del tracto gastrointestinal y la laringe. Por el contrario, según la OMS menciona que se han encontrado pocas pruebas convincentes de la carcinogenicidad del asbesto ingerido. Esto hecho en estudios epidemiológicos de poblaciones abastecidas con agua potable que contiene altas concentraciones de asbesto. Además, la capacidad de las fibras de asbesto ingeridas en el agua potable para migrar a través de las paredes del tracto gastrointestinal en cantidades suficientes para causar efectos adversos locales o sistémicos no han sido relevantes.
En estudios de población, no se encontraron pruebas consistentes de una asociación entre la mortalidad o incidencia de cáncer y la ingestión de asbesto en agua potable.

¿Cuáles son los métodos de análisis?

El método de elección para la determinación cuantitativa del asbesto en el aire y el agua del ambiente es la microscopía electrónica de transmisión (TEM) con identificación por análisis de rayos X con dispersión de energía y difracción electrónica de área seleccionada (TEM / SAED).

Métodos de tratamiento para el asbesto en el agua.

1) Floculación / Filtración
2) Filtración submicronica
3) Ósmosis inversa
4) Ultrafiltración

Fuente: Organización Mundial de la Salud.

Comparte:

Algunos productos que te pueden interesar

Necesitas más información, escríbenos.

Los campos marcados con un * son obligatorios.