Skip to main content
search
0

Productos a cotizar

Cerrar ventana

Filtros de sedimentos para agua

Existen variedad de filtros de sedimentos para purificación y tratamiento de agua que van desde pequeños cartuchos para purificadores de agua caseros, hasta repuestos de gran tamaño que están pensados para su uso en entornos industriales.

Dependerá de múltiples factores cual de estos filtros es el más adecuado para tu situación, como la calidad del agua de la fuente, los químicos presentes y el tamaño de las partículas que se buscan eliminar.

Aquí encontrarás toda la información necesaria sobre cómo estos filtros de sedimentos de cartucho mejoran la calidad del agua, incluyendo detalles sobre su funcionamiento, los variados modelos disponibles, sus características distintivas y como se clasifican.

También puedes contactar a nuestro equipo de ingenieros para que te asesoren a encontrar el cartucho para tu equipo de purificación o tratamiento de agua ya sea residencial, comercial o industrial.

Los filtros de sedimentos de la marca 3M son ideales para aplicaciones industriales y su uso en laboratorios gracias a su avanzada tecnología presente en sus diversas marcas como Betapure, Betafine, Micro-Klean, ZataPlus y LifeASSURE.

Ver catálogo de filtros 3M

Filtros de profundidad

En este tipo de filtración las partículas en suspensión pasan a través del cuerpo del filtro que esta conformado por diversas capas. En estos filtros de sedimentos los contaminantes no solo se quedan en la superficie del material, pues las partículas más grandes son capturadas en las capas exteriores, mientras que las más pequeñas penetran más profundamente y son atrapadas en capas internas en todo el cuerpo del filtro. Esto se debe a la disminución gradual del tamaño de los poros desde la superficie exterior hacia el interior del filtro de sedimentos.
Entre sus beneficios podemos mencionar que son especialmente útiles cuando se requiere una filtración fina y una alta capacidad de retención de contaminantes. Esta eficiencia en la capacidad de filtración repercute positivamente en el tiempo de vida útil del filtro.
Más información

Filtros de superficie

En este tipo de filtración, los sedimentos quedan retenidos en la capa superficial en lugar de ser retenidas a través del cuerpo del filtro de sedimentos. Por su construcción es posible que los contaminantes se acumulen de forma más rápida en el filtro, por lo que la renovación y mantenimiento del sistema sea más frecuente, de forma contraria el flujo que agua tratada que pasara al resto del sistema podría verse afectado por los sólidos que evitan el paso del agua.

Por sus características tienen un micraje mayor que está indicado para retener partículas de tamaño superior en comparación con los filtros de profundidad.

Más información

¿Para qué sirven los filtros de sedimentos?

Se debe considerar que el agua que llega de la red municipal contiene sedimentos que pueden no ser perceptibles para el ojo humano fácilmente, ya que el ojo solo puede ver partículas superiores a 40 micras (μm) por lo que, si bien en apariencia el agua de la llave puede aparentar ser segura para ser consumida e ingerida directamente, esta contiene contaminantes que provienen del mismo sistema de tuberías y por sistemas de tratamientos inadecuados que no eliminan todos los contaminantes debido a una falta de mantenimiento general sobre la red de distribución y un control de calidad deficiente.

Si estos sedimentos llegan a los demás componentes para tratamiento de agua podría causar obstrucciones, generar el crecimiento de bacterias o dañar los sistemas de ósmosis inversa al saturar su membrana.

Es por esto que en equipos de tratamiento de agua ya sea para aplicaciones industriales, comerciales o residenciales requieren de filtros de sedimentos que remuevan la mayor cantidad de partículas en suspensión para obtener agua de calidad.

¿Qué son los sedimentos o sólidos suspendidos en el agua?

Los sedimentos son partículas en suspensión y por lo tanto no disueltas en el agua por lo que comúnmente modifican la apariencia de esta, al no asentarse por gravedad en el fondo. Por mencionar algunos ejemplos podemos encontrar restos y materia orgánica, arena, arcilla, óxido de la red de distribución o coloides.

Los sedimentos en el agua pueden provenir de diversas fuentes, como la corrosión de tuberías, residuos de la erosión del suelo, y partículas arrastradas que llegaron directamente desde la fuente de donde se extrajo. Aunque algunos de estos sedimentos pueden ser imperceptibles, existe la posibilidad que pueden contener contaminantes o fomentar el crecimiento de microorganismos, lo que representa un riesgo para la salud si son ingeridos.

Filtración física de los sedimentos.

Capacidad de filtración.

Filtro de polyspun

Filtro de profundidad.