Linguística del término “agua”

Aproximación linguística del término “agua”.

 

 

 

 

El término agua es un sustantivo de género femenino, cuya primera letra es una a tónica.

Para estos sustantivos y para los que inician con ha, por razones fonéticas, en algún momento se creó la regla de cambiar el artículo determinado femenino, la, por el masculino, el: el agua

Esta regla solo aplica cuando el artículo determinado antecede inmediatamente al sustantivo. Si se interpone otra palabra, como un adjetivo, el artículo debe ir en femenino: la misma agua.

Ya que el término agua es un sustantivo femenino, si le sigue un adjetivo, este también debe terminar en femenino: el agua pura.

El artículo indefinido femenino, una, suele cambiarse por el masculino, un, mientras no se interponga otra palabra: un agua pura

No obstante, si se interpone otra palabra, como un adjetivo, entonces el artículo indefinido va en femenino: una refrescante agua pura.

El plural se antecede por los artículos en femenino, las aguas, unas aguas.

En el caso de los adjetivos alguna y ninguna, pueden mantener la forma completa o plena alguna agua, o tomar la forma apocopada, ningún agua.

En cuanto a los adjetivos demostrativos este, ese, aquel, o los adjetivos determinativos, como todo, mucho, poco, nada, otro, deben usarse las formas femeninas: esta agua, mucha agua, otra agua.

En el caso de derivados de sustantivos femeninos que inician por a tónica, cuando dejan de llevar el acento en la a inicial, deben antecederse por los artículos, tanto determinado como indeterminado, en femenino: las agüitas, unas agüitas

Lo mismo en el caso de sustantivos femeninos compuestos, cuyo primer elemento, como palabra independiente, comienza por a tónica. Lo correcto es la aguamarina.

Hay que recordar que las reglas anteriores aplican a cualquier sustantivo femenino que empiece por a o por ha tónica: alga, área, ave, ancla, hacha, aura, ama, alma, acta, ala…

El área de este terreno, un hacha muy filosa, la responsabilidad del ama de casa,…

La regla de cambiar el artículo determinado o indeterminado femenino por masculino, no aplica a algunos sustantivos como: las letras del alfabeto, la hache, y nombres propios de mujer, la Amelia.

En cuanto a toponímicos femeninos que inician por a tónica, la aplicación de la regla tiene excepciones. Por ejemplo, en el caso de los nombres de continentes, lo correcto es el África y la América Latina. En el caso de ciudades o países, se emplea preferentemente la forma la, que incluso forma parte del nombre propio, como el caso de La Haya. Otro sería la Ámsterdam de mis recuerdos.

Por otro lado, estas reglas no aplican a adjetivos, adverbios ni preposiciones. Por lo tanto, son correctas las siguientes expresiones: la agria situación, la aún soltera, la antes estudiante, la hasta ayer jefa.

Es común que personas con alta formación académica utilicen los artículos determinados e indeterminados correctamente en el caso de sustantivos femeninos que inician con a o ha tónica, y que construyan el resto de la oración como si estos fueran masculinos: 

. Este agua es de las más puras…

. El agua de esta región del país se encuentra muy contaminado.

. El hacha debe estar bien afilado.

Finalmente, un caso particular es el del sustantivo arte, que es masculino en singular, y femenino en plural. Es correcto el arte romano, el arte refinado (una excepción es el arte poética), y es correcto, también, las artes escénicas o las artes plásticas.

Necesitas más información, escríbenos.

Algunos productos que te pueden interesar