Desinfección de agua con dióxido de cloro

Dióxido de cloro

El dióxido de cloro como desinfectante del agua:

Al utilizar cloro libre (cloro gas, hipoclorito de sodio o hipoclorito de calcio) para desinfectar agua que se va a utilizar como potable, este presenta la desventaja de reaccionar con la materia orgánica presente en el agua y formar subproductos como los trihalometanos, y este tipo de compuestos son carcinógenos.

Con el objeto de evitar este problema, desde hace varios años, algunas plantas municipales han sustituido a los desinfectantes anteriormente mencionados, por dióxido de cloro, el cual no forma trihalometanos en cuerpos de agua cuyo contenido de materia orgánica es alto.

Sin embargo, el dióxido de cloro no es la panacea, ya que puede presentar los siguientes problemas:

  1. Formación de ion clorito (Cl02) e ion clorato (Cl03), que junto con el dióxido de cloro son perjudiciales para la salud cuando se encuentran en concentraciones mayores a 1 mg / litro. En los Estados Unidos se estableció una concentración límite para el ión clorito de 0.8 mg / l y un límite de desinfectante máximo residual de 1 mg / l de dióxido de cloro. Por lo tanto, la aplicación de dióxido de cloro requiere un post-tratamiento para eliminar estos residuos.
  2. Puede producir, aunque no siempre lo hace, olor a orina de gato, a keroseno o cloro. Para resolver el primer problema, es importante no dosificar más de 3 a 5 mg / l de dióxido de cloro. Sin embargo aunque se controle esta dosificación, los iones clorito y clorato continuaran presentes en el agua. El dióxido de cloro y el ion clorito se pueden eliminar al añadir cloruro férrico al agua, en un 10% de exceso respecto a la cantidad estequiométrica, el tiempo de reacción generalmente es de 15 minutos. Esta eliminación se debe a una reacción de reducción en la que se forma ácido hipocloroso y otras sales férricas que no son dañinas.

Para evitar la formación del ion clorato, el único método efectivo que se ha encontrado consiste en aplicar el dióxido de cloro en fase gaseosa. De esta manera, independientemente de la dosificación de dióxido de cloro, la concentración producida de ion clorato es de alrededor de 0.1 mg / litro, la cual no es dañina.

En pH mayores a 7.0 el carbón activado es una  opción para eliminar el ion clorito, hay que tener precaución debido a que en pH menores el carbón activado convierte al ion clorito a ion clorato. El carbón activado no elimina al ion clorato ni al dióxido de cloro.

Un olor a cloro en el agua, quiere decir que la dosificación de dióxido de cloro fue excesiva.

Generación de dióxido de cloro

En la industria, se produce dióxido de cloro a gran escala por medio de clorato. Sin embargo, para su aplicación en el agua potable el dióxido de cloro se genera en sitio usando una solución de clorito de sodio al 25%. El clorito de sodio puede reaccionar con cloro gas (Cl2), cloro líquido (HOCl), o ácido (HCl). Las reacciones son las siguientes:El clorito de sodio puede reaccionar con cloro gas (Cl2), cloro líquido (HOCl), o ácido (HCl).

La estequiometria de la ecuación (1) requiere 0.5 kg de cloro gas y 1.34 kg de clorito de sodio para producir 1 kg de dióxido de cloro.

Bibliografía

A.M. Dietrich and R.C. Hoehn; Taste and Odor Problems Associated With Chlorine Dioxide. AWWA Research
Foundation, USA1991.

Para información de la toxicidad y efectos en la salud del dióxido de cloro dar click en el siguente link: Dióxido de cloro en solución acuosa

Última actualización 12/02/2020

Necesitas más información, escríbenos.

Los campos marcados con un * son obligatorios.

Algunos productos que te pueden interesar