Filtros de discos

¿Qué es un filtro de discos?

Un filtro de disco es un tipo de filtro de agua que inicialmente fue pensado para filtración de agua de riego, pero con el tiempo se han utilizado en la industria para aplicaciones de retener sedimentos.

Fue una evolución del filtro tipo canasta o de malla, pero en el caso del filtro de discos, el cartucho de filtro está formado por varios discos de plástico apilados uno sobre otro.

Figura 1.

Fase de filtración

Cada disco tiene pequeñas ranuras que al unirse van reteniendo en su profundidad los sedimentos no deseados. Cada uno de los discos (o anillos) tiene una ranura en el medio, formando un canal hueco en el centro. El agua pasa a través de los pequeños pasajes en medio y las impurezas quedan atrapadas detrás, debido a que se va cerrando la ranura.

Figura 2.

Figura 3.

Clasificación y medidas de los filtros de discos

Los discos se codifican con colores para clasificar el nivel de filtración (Figura 1). La calidad de la filtración se mide generalmente en micras o micrones. Desde una filtración de 5 micras para el nivel más fino a 400 micras para el más grueso. Usualmente se utiliza una media de filtrado de 130 micras, por ejemplo para riego o de filtración de aguas superficiales.  El grado de filtración es comparable al tamaño de malla que usualmente usamos en la industria.  Cuando se utilizan tamaños de malla, 5 es el más grueso y 400 es el nivel de filtración más fino o más alto.

La calidad de la filtración se mide cantidad y el tamaño de las partículas que el elemento filtrante es capaz de retener. Esto depende de la geometría de los canales, incluyendo el tamaño, la longitud, el ángulo y el número de puntos de intersección generados.

Los filtros de disco dependiendo el tamaño tienen una entrada y salida de 3/4″ , hasta 2″, pero los colectores pueden incrementar su diámetro de 6″ hastas 12″ pulgadas, utilizadas para sistemas de riego por goteo en jardines, hasta bancos muy grandes de múltiples filtros agrupados utilizados para filtrar grandes volúmenes de agua para aplicaciones agrícolas e industriales (Figura 4).

Figura 4.

Limpieza de los fitros de discos

Algunos filtros de disco, sobre todo los pequeños, es necesario desmontados y limpiados manualmente.

Para los sistemas de varios filtros, lo más recomendable es que su lavado o retrolavado sean automatizados, en donde al momento en que la presión del agua aumente por la suciedad retenida, el sistema discos automáticamente se descompacten y cambien el flujo del agua para el ciclo de limpieza o retrolavado.

En algunos casos, puede ser necesaria una bomba para poder hacer el lavado o retrolavado con mayor eficiencia o pueden ser asistidos por aire para ahorrar aun más en agua y hacer un retrolavado más rápido (lugares donde el agua es escasa).

Los filtros de disco pueden retener varios tipos de sedimentos, incluyendo arena fina y materia orgánica no disuelta. Sin embargo, cuando se usan para filtrar la materia orgánica que sedimente, se pueden obstruir con mayor rapidez, que con un filtro de varios medios y tendrán que ser limpiados con más frecuencia.

Ventajas y usos

Una ventaja de esta tecnológica es que utilizan menos agua que los filtros convencionales de lecho profundo o multimedia, por lo que a mediano o largo plazo, la conveniencia económica en el ahorro del agua y tiempo entre retrolavados es mayor. Esto lo vuelve más conveniente que los filtros de varios medios granulares.

Aplicaciones más comunes para el filtrado de agua con filtros discos:

  • Filtración para efluentes de riego por goteo.
  • Filtración de agua de riego de aguas superficiales.
  • Sistemas de hidroponia.
  • Filtración industrial.
  • Filtración en potabilizadoras de agua.
  • Pre-tratamiento de sistemas suavización de agua u ósmosis inversa.
  • Recirculación de agua.
  • Torres de enfriamiento (parte del sistema de filtrado).
  • Sustituir filtros de arena, antracita o zeolita en el tratamiento de agua.

Necesitas más información, escríbenos.

Los campos marcados con un * son obligatorios.

Algunos productos que te pueden interesar