was successfully added to your cart.

El carbón activado en los alimentos

By 14 noviembre, 2018Blog, Educación
Pan negro elaborado con carbón activado

El carbón activado adsorbe casi cualquier molécula que esté a su alrededor y que quepa dentro de sus poros, aunque prefiere a las más covalentes y a las menos volátiles. Las moléculas más covalentes son las menos iónicas y menos polares. La moléculas menos volátiles suelen ser de mayor peso molecular. De hecho, cuando abrimos un saco con carbón activado, ya se encuentra saturado con oxígeno del aire.

No obstante, la adsorción con la que atrapa moléculas el carbón activado suele ser reversible. Al aplicarlo, dejará ir al oxígeno, que, aunque es muy covalente, es muy volátil, y retendrá otras moléculas de menor volatilidad.

De lo anterior, cuando un carbón activado forma parte de un alimento (Comida Negra), ya se encuentra saturado con moléculas que conforman dicho alimento. Al ingerirlo, durante su paso por el tracto gastrointestinal, si el carbón encuentra moléculas por las que presenta mayor afinidad, dejará libres a las que tiene adsorbidas, y adsorberá a las más afines.  Si el carbón se produjo a partir de una madera blanda, como es el pino, y se activó con ácido fosfórico, tendrá un porcentaje importante de poros grandes y adsorberá una cantidad considerable de moléculas grandes, como son las proteínas o las grasas. Si el carbón se produjo a partir de una madera dura, como es la concha de coco, y se activó térmicamente, preferirá moléculas volátiles, pequeñas

Si el carbón ingerido deja ir una proporción importante de moléculas que tenía adsorbidas en el alimento del que formaba parte, y las intercambia por otras, habrá un efecto en la persona que lo ingirió. Dicho efecto podrá ser perceptible o no; y podrá ser benéfico o no. Todo depende de lo que retenga el carbón en su paso por el cuerpo de la persona.

Las personas y empresas que nos dedicamos al mundo del carbón activado y que preferimos la prudencia y un abordaje científico, solemos esperar menos de lo que el carbón suele aportar.

Ahora bien, no hay que olvidar que hay aplicaciones en las que en el ámbito comercial se prometen beneficios, y que no tienen ningún sustento científico del ramo de la química: es el caso de muchas mascarillas, shampoos y dentífricos con carbón activado. Estas solo generan expectativas e ilusiones y que, por pertenecer al plano emocional, pero solo por eso,  ¡a veces también funcionan!

 

Si necesitas más información, escríbenos:

Los campos marcados con un * son obligatorios.