Agua para procesos industriales.

Uno de los recursos más importantes para los procesos industriales es el agua, ya sea para la elaboración de sus productos, y/o para el mantenimiento de sus materiales y equipos. Todos los sectores industriales hacen uso del agua, están desde los que elaboran productos alimenticios, hasta los que elaboran aparatos electrónicos.

De acuerdo con la fuente de suministro del agua la calidad de esta puede variar, ya sea que la fuente sea natural (pozo profundo, lago, río, etc.) o que provenga del suministro municipal.

Existen diferentes métodos para el tratamiento del agua, la selección del más adecuado, dependerá de la calidad del agua a tratar y del grado de pureza al que se requiera llegar, este siempre depende del proceso en el que se va a utilizar.

El agua en la industria alimentaria.

En la elaboración de alimentos y bebidas, la pureza del agua, influirá directamente en la calidad de los mismos. Suele utilizarse para dilución, preparación, servicios, etc. Por esta razón, el tipo de agua más utilizado por este sector es el agua potable. El agua potable es la que se considera apta para el consumo humano, cuenta con parámetros ya establecidos (límites microbiológicos, físicos, químicos, etc.) para que el agua pueda ser considerada de esta categoría. En México, el órgano que regula el cumplimiento de la calidad del agua es la Secretaria de Salud (SSA), como herramientas utiliza las normas NOM-127-SSA1-1994, la NOM-201-SSA1-2015, entre otras.

Para lograr tener agua potable, los métodos más comunes son: desinfección, filtración con medios granulares, suavización, osmosis inversa, ozono y esterilización con luz ultravioleta. Para conocer más puedes visitar nuestro artículo “Proceso típico de purificación de agua”.

La “desinfección” es la aplicación de algún agente químico (usualmente cloro) para la reducción o eliminación de microorganismos. La filtración con medios granulares es el uso de filtros para retener sólidos suspendidos, normalmente se usan medios como arena sílica, antracita, zeolita o lecho multimedia (mezcla entre los medios). Otro paso importante para la potabilización es el paso por carbón activado, para la retención de subproductos de la desinfección y materia orgánica, así como colores u olores. Para la suavización, se hace uso de resinas de intercambio iónico, las cuales sirven para la remoción de sales que hacen al agua dura (contenido de iones como Ca+2 y Mg+2). Cuando se necesita producir agua con una concentración muy baja en sales, se emplea la ósmosis inversa, la cual es un método bastante efectivo para la remoción de las mismas. Es importante resaltar que el uso de ósmosis inversa tiene el fin de producir agua potable de mayor calidad que el promedio, pero también hay casos donde es necesaria debido al agua de muy mala calidad que recibe la industria, o si el proceso necesita de agua aún más pura.

Es importante conocer detalladamente los procesos y todas sus variables. Existen casos en donde es de vital importancia un riguroso control de pH, o de SDT.

El agua en la industria farmacéutica.

La elaboración de productos farmacéuticos requiere de agua con muy alta calidad para elaborarlos, así como para el mantenimiento y limpieza de los equipos que utilizan. El sector farmacéutico requiere agua catalogada como de uso farmacéutico, la cual se obtiene a partir del agua potable. El proceso de obtención es parecido al de agua potable, pero la etapa de ósmosis inversa es imprescindible, o sustituirla por otra tecnología para des ionizarla. La ósmosis inversa aplicada normalmente es de dos etapas, donde el resultado es agua de excelente calidad, y hay casos en el que se requieren hasta tres etapas donde el agua tiene un uso muy importante en algún proceso. Hay tres tipos generales de agua de uso farmacéutico, cada uno para diferentes procesos:

  1. Agua purificada.
  2. Agua altamente purificada.
  3. Agua para inyección.

El agua purificada se emplea generalmente para la elaboración de productos que no son estériles, así como para la limpieza de equipos empleados y material de laboratorio.

Para el agua altamente purificada, está se obtiene por métodos como ósmosis inversa, deionización (uso de resinas de intercambio iónico) y/o ultrafiltración. La ultrafiltración es el uso de membranas con alta capacidad para retener sólidos suspendidos y microorganismos con tamaños desde 0.001 a 0.1 µm.

El agua para inyección se obtiene por destilación como última etapa. La diferencia entre agua altamente purificada y de inyección es por la etapa final (destilación) para la obtención de agua de inyección. El agua destilada es el método por el cual, a partir de la ebullición del agua, se condensa después para recuperar el líquido libre de contaminantes con diferente punto de ebullición. Generalmente en los laboratorios, se emplea el agua destilada para la elaboración de productos y limpieza de material especializado.

Las industrias farmacéuticas que no cuente con agua potable deben de producirla, para después tratarla y tener agua de uso farmacéutico.

El agua en la industria minera.

El agua en el sector minero es de gran importancia, principalmente es usada para la limpieza de minerales, así como también para las operaciones unitarias que llevan a cabo algunos equipos (molienda, transporte de material, secado), y la limpieza de los mismos. El agua que necesita la industria minera no requiere ser de alta pureza como los sectores alimenticio y farmacéutico, incluso la reutilización de la misma agua empleada es de vital importancia para el sector minero, pero el reto que enfrenta este sector, es el tratamiento que se debe de llevar a cabo al agua después de haberla usado en sus procesos. Los productos obtenidos en la industria minera normalmente necesitan de lavados con agua y químicos para hacer ciertas separaciones físicas, donde se obtiene el producto deseado del mineral, separado de los muchos otros compuestos que contiene.

En conclusión, el agua es de vital importancia en los procesos industriales de todos los sectores. El agua es un recurso que funciona para el tratamiento, procesamiento y refinamiento de productos, así como también para la limpieza de equipos y materiales empleados en el proceso.
Se considera el nivel de calidad del agua requerida a partir del tipo de proceso empleado donde el agua es requerida, ya sea para la elaboración directa de un producto, limpieza de equipos y materiales, o servicios donde el agua es necesaria para realizar alguna actividad (enfriamiento, transporte, calentamiento, etc.).

 

Última actualización 18/02/2020.

Comparte:

Algunos productos que te pueden interesar

Necesitas más información, escríbenos.

Los campos marcados con un * son obligatorios.
Llamar