Rotámetros y manómetros

Mostrando todos los resultados 3

Rotametros y manómetros

Para agua y ósmosis inversa de montaje en panel. y Manómetros de glicerina de 0 a 100 psi y 0 a 300 psi.

ROTÁMETROS

Los rotámetros son simples medidores de flujo industrial que miden flujo de líquido o gas en un tubo cerrado. Los rotámetros son muy usados porque tienen escalas lineales, un rango de medición relativamente grande, baja caída de presión, y son simples de instalar y dar mantenimiento.

Los rotámetros pertenecen al grupo de medidores llamados medidores de flujo de área variable, que miden el flujo, permitiendo que el fluido que se desplace a través de un tubo cónico donde el área transversal del tubo. Este se  hace gradualmente mayor a medida que el fluido viaja a través del tubo.

El flujo dentro del rotámetro se mide usando un flotador que es levantado por el fluido basado en la flotabilidad y velocidad del fluido opuesto a la gravedad que presiona el flotador hacia abajo. En el caso de los gases, el flotador responde sólo a la velocidad.

El flotador se mueve hacia arriba y hacia abajo dentro del tubo cónico del rotámetro proporcionalmente a la velocidad del flujo del fluido. Alcanza una posición constante una vez que el fluido y las fuerzas gravitacionales se  igualan. Los cambios en el flujo hacen que el flotador del rotámetro cambie de posición dentro del tubo. Dado que la posición del flotador se basa en la gravedad, es importante que todos los rotámetros se monten verticalmente y se orienten con el extremo más ancho del cono en la parte superior. También es importante recordar que si no hay flujo, el flotador irá hasta el fondo del rotámetro debido a su propio peso.

Los rotámetros pueden ser calibrados para otros fluidos entendiendo los principios básicos de operación. La precisión del rotámetro se determina por la exactitud del control de la presión, la temperatura y el flujo durante la calibración inicial. Cualquier cambio en la densidad y el peso del flotador tendrá un impacto en la lectura del flujo del rotámetro. Además, cualquier cambio que afecte al fluido, como la presión o la temperatura, también afectará a la precisión del rotámetro. Dado esto, los rotámetros deben ser calibrados anualmente para corregir cualquier cambio en el sistema que pueda haber ocurrido.