was successfully added to your cart.

Cuando el carbón activado no funciona…y ahora, ¿quién podrá defenderme?

By 16 enero, 2015Blog

Los procesos de tratamiento de agua no están exentos de problemas que llegan a convertirse en verdaderas pesadilla. Uno de ellos es cuando el carbón activado no cumple su función de eliminar el cloro libre y la materia orgánica del agua.

La solución a este común problema es bastante sencilla: se requiere un tiempo de contacto y un flujo de retrolavado suficientes.

Tiempo de contacto
Es el tiempo que el agua que fluye permanece en contacto con el carbón. Si este tiempo es menor al requerido, el carbón no alcanza a destruir el cloro libre (lo que ocurre por reacción química con el carbón) y a retener la materia orgánica. El tiempo de contacto mínimo requerido depende del tamaño promedio de partícula del carbón y del contenido de contaminantes del agua.

Flujo de retrolavado
El agua fluye en sentido descendente a través de la cama de carbón, por lo que las partículas de éste se van compactando y pegando entre sí. Esto hace necesario retrolavar para que se despeguen. Si no se realiza el retrolavado con cierta frecuencia y con el flujo suficiente para que la cama se expanda, la cama de carbón termina cuarteándose y el agua empieza a fluir, ya no a través de las partículas de carbón, sino por las grietas. Como consecuencia, el agua deja de ser purificada. En estos casos, el usuario suele creer que el carbón se saturó, lo que no es así.

¿Cómo podemos saber qué flujo de retrolavado y que tiempo de contacto son los adecuados?
Mediante preguntas sencillas sobre el agua y las condiciones de su proceso, los ingenieros de Carbotecnia pueden calcular el tiempo de contacto y el flujo requeridos para que el carbón opere adecuadamente.